¿Cuántas veces a la semana debo lavar mi cabello?

  • admin 

Los expertos aseguran que basta con ducharse dos veces a la semana, pero, ¿qué ocurre con el pelo? ¿hay que limpiarlo con la misma frecuencia, más o menos? Para entender cómo debe ser la higiene del cabello hay que empezar entendiendo cómo es el proceso por el que cabello no se seca pese a que no lo mojemos.

Todo esto ocurre gracias a glándulas de la piel (las glándulas sebáceas) que son las encargadas de producir una sustancia aceitosa llamada sebo. Estas glándulas se encuentran en la dermis junto a las raíces del cabello. Los canales de estas glándulas llegan hasta el folículo piloso, de manera que el sebo sale de la piel y llega al pelo, evitando que se seque. La cantidad de sebo producido depende de la genética y las hormonas de cada uno. También de la edad, disparándose la producción de sebo en la pubertad, lo que provoca en varios casos cabello más graso y el acné.

De hecho, Lynne Goldberg, dermatóloga y directora de la Boston Medica Center’s Hair Clinic, asegura que lavarlo muy seguido causa más daño que beneficios. “Es paradójico pero las personas que se lavan muy seguido el pelo lo que hacen es quitarle el aceite al cuero cabelludo por lo que lo secan y, naturalmente, éste produce más aceite para suplir esa necesidad”.

Hay una serie de factores que hay que tener en cuenta a la hora de la higiene del cuero cabelludo, según informan desde Business Insider. Estos son:

El tipo de piel que tengas: una investigación de la Universidad de Columbia determina que basta con lavarlo una o dos veces a la semana si tu piel es normal. Si tu cuero cabelludo es graso necesitarías hacerlo de 3 a 4 veces.

Textura del cabello: el mismo estudio detalla que si tu cabello es áspero o rizado, el sebo se propagará con menor facilidad, lo que hará que debas lavarlo una vez más de las indicadas en el tipo de piel.

Y ya que la ciencia lo dice, ¿por qué no intentar lavar máximo dos veces por semanas nuestro cabello? Sería una especie de experimento para ver cómo actúan nuestras glándulas sebáceas y capaz de esta manera, por fin las podemos tener bajo control.